HERÁLDICA

EL ESCUDO o emblema de la Corporación. Consta de:
La Cruz de San Juan, cargada de un óvalo orlado, sumado y centrado, sobre el brazo superior de la Cruz, conteniendo una Custodia Sacramental; adiestrado otro óvalo orlado, conteniendo un monte donde se eleva una Cruz con sudario y, apoyadas en sus brazos, una lanza y una caña con una esponja; y un tercer óvalo orlado siniestrado, conteniendo un corazón rematado por una azucena, atravesado por un puñal; bajo los óvalos, cargado sobre el brazo inferior de la cruz, el escudo Pontificio consistente en la tiara, de tres coronas superpuestas y de la que penden dos ínfulas, sumada y centrada sobre y entre dos llaves cruzadas y unidas entre sí por un cordón. Rodeará la cruz una filacteria o cinta con el lema Sacramental: «NOBIS NATUS, NOBIS DATUS EX MARÍA VIRGINE».
 
La descripción de los esmaltes (colores) de los elementos es la siguiente: Los brazos de la Cruz de San Juan en blanco o argent (plata). El óvalo sumado y centrado llevará sobre campo de gules (rojo), la custodia de oro (amarillo). El óvalo adiestrado, sobre campo de azur (azul), llevará el monte en ocre, la Cruz, la lanza y la caña con la esponja en oro (amarillo) y el sudario en argent (plata). El óvalo siniestrado, sobre campo de azur (azul), llevará el corazón en gules (rojo), la azucena en argent (plata) y el puñal en oro (amarillo). El Escudo Pontificio, cargado sobre el brazo inferior de la cruz, presentará la tiara en argent (plata), con tres coronas de oro superpuestas y de la que penden las dos ínfulas en gules (rojo) y oro, sumada y centrada sobre y entre las dos llaves cruzadas, una de argent (plata) y la otra de oro y cuyo cordón de unión es de gules (rojo) y oro.